lunes, 11 de marzo de 2013

Conejo en salsa de almendras



 El secreto del plato está en cocer el conejo bien hasta que esté tierno y hacer una picada buena, si se pasa de almendras mejor; también queda muy bueno poner mitad almendras, mitad avellanas. Se puede utilizar hígado de pollo si no tiene el de conejo.
Si le sale bien es un plato exquisito, vigile también la salsa que le quede ligada y no demasiado aceitosa.
Es curioso que antiguamente el conejo y el pollo eran platos que solo que se comian en las grandes fiestas, pues no era barato. Entonces no había esas granjas, sobretodo de pollo, que hay hoy en día. En cambio el bacalao era un plato de pobre y ahora es caro.
Como todo, los usos alimenticios van cambiando, desgraciadamente no para bien.

INGREDIENTES:
Para 2 personas
½ Conejo troceado
1 Cebolla mediana
1 Copita de jerez seco
75 gr. Almendra tostada y pelada
1 Huevo duro
1 Hígado de conejo

1 diente de ajo
- Aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta


PREPARACIÓN:

Cortar la cebolla en rodajas muy finas, salpimentar el conejo y el hígado. Ponerlos a freír muy lentamente hasta que este dorado el conejo y sin que tome color la cebolla. Retirar el hígado y reservarlo.
Añadir el jerez y dejarlo reducir.
Entretanto hacer una picada con las almendras, el huevo duro, el ajo y el hígado frito. Aclararla con un poco de agua.
Añadirla al conejo y poner agua suficiente para que casi cubra al conejo. Hervir a fuego muy lento hasta que la salsa espese, rectificar de sal.
Si el conejo queda duro añadir más agua y continuar la cocción sin dejar que la salsa espese demasiado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...