viernes, 26 de abril de 2013

Garbanzos con tomate

¡Echame un cable! Nº 1



Entre los blogs de cocina que visito diariamente, unos 20-25, está Sabor en cristal, que acostumbra a tener recetas interesantes y sabrosas además de no muy complicadas. Tiene una sección que se llama “Cooking for torpes” muy simpática donde pone recetas verdaderamente sencillas y aptas para cualquiera aunque sea alguien con pocos conocimientos de cocina.
Me gustó la idea y he decidido copiársela, pues muchas veces, en la cocina de diario, recurro a platos muy simples que ya hacía mi madre y que solventan una comida o parte de ella, son fáciles, rápidas y sin complicaciones. Algunas son tan sencillas que hasta dan pena publicarlas en un blog, pero la vida es dura y tenemos que ayudarnos.
Así pues con la receta de hoy inauguramos la sección “Échame un cable, no sé cocinar”, pensaba llamarla “Cocina para dummies”, pero ya existe un libro con ese título y otro de Inés ortega: “Cocina fácil para dummies”, así no me acusarán de plagio.
Más fácil que esta primera imposible, prácticamente solo hay que abrir latas.
Es una receta que hacía mi madre de vez en cuando y así tomar legumbres, que según los dietistas deberíamos tomar un par de veces, como mínimo, a la semana.
Los garbanzos de pote y otras legumbres deben lavarse bien para eliminar el líquido que les acompaña. Ocurre que industrialmente y para acelerar el proceso de cocción, se les añade diferentes productos, como la sosa, que ablandan las legumbres, pero no son muy beneficiosas para el organismo.
Espero que le sirva a alguien y pueda salir del paso o incluso puede servir para una caso de apuro, pues son ingredientes que podemos tener en la despensa y usarlos en caso de necesidad.
Bien, ahí va la receta y acuérdense de vigilar su alimentación.

INGREDIENTES:
Para 2-3 personas

- 1 pote de garbanzos cocidos de 500 gr
- 1 brick pequeño de tomate frito
- Aceite

PREPARACIÓN:

Abrimos el pote de garbanzos con cuidado de no lesionarnos los tendones de la muñeca.
TRUCO: Si un pote de conservas no se les abre fácilmente, golpeen suavemente el canto de la tapa con el mango de un cuchillo pesado o sobre el mármol. Golpes suaves y por varios lados de la tapa.
Seguimos, viertan el contenido en un escurridor y laven bien los garbanzos. Dejamos escurrir bien.
En una sartén ponemos un par de cucharas o tres de aceite de oliva virgen extra y echamos los garbanzos escurridos. Dejamos hacer un par de minutos removiendo para eliminar el exceso de agua.
Añadimos el contenido del pote de tomate frito y lo mezclamos bien con los garbanzos, dejando cocer la mezcla un par de minutos.
Retiramos del fuego y ya podemos servir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...