viernes, 5 de abril de 2013

Pastelillos de jamón y queso




Como es costumbre de la casa otra receta sencilla. Hoy unos pastelitos salados de jamón y queso. Muy fáciles de realizar y que quedan estupendos para un aperitivo. Los ingredientes son fáciles de encontrar y su ejecución no presenta ningún problema.
La receta la saqué del blog “Mis platos favoritos” que a su vez lo copio de Aroma a Canela y Limón. O sea que por lo que voy viendo de visitar cada día un montón de blogs de recetas, en muchos de ellos se ven recetas copiadas de otros, a veces sin variaciones y otras cambiando cosas. El otro día me topé con una receta que había pasado por cuatro blogs. No estoy diciendo que esté mal dicha práctica, sólo lo expongo como un hecho. Yo mismo lo estoy haciendo y lo haré, así que basta de cháchara y vamos a la receta.
En el blog de donde la saqué las llamaban magdalenas saladas, pues utilizaba el molde de magdalenas para hacerlo. Yo, como molde, he utilizado unos moldes de aluminio de la casa Albal qué son para hacer flanes, hay que poner la oblea con cuidado de que no quede muy arrugada y para ello iremos repartiendo los dobleces que se forman.
No añadan sal, pues con el jamón y el queso curado quedan suficientemente salados. De queso utilicé gouda curado, pero pueden utilizar cualquier otro queso curado o, si quieren un sabor más suave, uno semicurado o tierno.
Los ingredientes señalados son para 6 pastelitos, que son las obleas que tenía en ese momento, para mayor cantidad de pastelitos adecuen las cantidades. Pueden servirlos de aperitivo con un vermú o una cerveza fresquita y si me apuran con un finito frío.
Nada más, pónganse manos a la obra y recuerden que deben vigilar su alimentación.


INGREDIENTES:
Para 6 pastelitos

- 6 obleas grandes de La Cocinera
 -  1 bric de nata para cocinar de 200 ml. 18%m.g.
- 2 huevos
- 65 gr. de jamón serrano en taquitos
- 70 gr. de queso curado en taquitos
- pimienta, nuez moscada
- queso rallado

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180ºC.
Ponemos las obleas en los moldes con cuidado que no se rompan y que queden los dobleces bien repartidos.
Batimos los huevos con la nata, la pimienta y la nuez moscada. Está ultima es opcional. Rellenamos los moldes con esta mezcla. Espolvoreamos con el queso rallado y los ponemos al horno unos 20 minutos.
Los sacamos del horno, dejamos templar, desmoldamos y los ponemos a enfriar en una rejilla.
Es mejor comerlos templados o a temperatura ambiente.
Se guardan bien en la nevera unos cuantos días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...