sábado, 18 de mayo de 2013

Cebollitas glaseadas



El glaseado es una técnica de cocina muy utilizada sobretodo en verduras. Se trata de recubrir una materia con una capa brillante generalmente dulce, de esta forma obtenemos una mejor apariencia y sabor para un producto sencillo.
Existen dos técnicas diferentes para obtener el mismo resultado, una es el llamado glaseado blanco donde se cocinan los productos con agua y se añade al final mantequilla, azúcar y sal. Se deja que el líquido vaya reduciendo y bañamos con la reducción que queda. La otra técnica es el glaseado marrón, en esta dejamos reducir más el líquido hasta obtener un líquido color caramelo, se suele utilizar azúcar moreno o algún vino dulce como oporto o mejor un Pedro Jiménez, también se utiliza vinagre de Módena.
Se utiliza sobre todo esta técnica con las cebollitas perlas o las cebollitas francesas y sirven de acompañamiento sobre todo a platos de carne asada. Modernamente no se utiliza tanto, pues existen, hoy en día, acompañamientos más técnicos, pero hace tiempo era bastante usual. Se puede hacer con anterioridad y guardar en la nevera y el día necesario calentarlas un poco.
La receta de hoy son unas cebollitas glaseadas utilizando la técnica de glaseado en marrón, si las quieren no tan coloreadas sustituyan simplemente el azúcar moreno por uno de normal.
Servirá esta receta para iniciar una sección de platos de acompañamientos y serán, en general recetas que de por si no constituyen un plato solo.
Se puede utilizar esta técnica con otras verduras, como por ejemplo zanahoria, nabos, etc., que tornearemos para mejor apariencia. En cada caso habrá que variar los tiempos de cocción.
Son varias las fuentes que he utilizado para esta entrada, entra ellas el Larousse gastrónomique y también la entrada de “Recetas de rechupete”.
Cuiden su alimentación y vigilen las calorías y otros bichos.


INGREDIENTES:
Para 4 personas

- 500 gr cebollitas perla
- 100 gr mantequilla
- 50 gr azúcar moreno
- una pizca sal Costa

PREPARACIÓN:

Pelamos las cebollitas sin cortar demasiado la raíz, pues en caso contrario se nos podrían desmontar.
Las colocamos en una cazuela con la mantequilla, el azúcar y la sal. Las rehogamos un par de minutos para sellarlas.
Las cubrimos a ras con agua, las tapamos y dejamos cocer a fuego medio unos 20 minutos, hasta que las cebollitas estén tiernas. Se añadirá agua si es necesario.
Después dejamos reducir dándoles vueltas que se vayan caramelizando, retiramos del fuego y dejamos templar. Servir de acompañamiento a una carne asada o una rustida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...