sábado, 30 de agosto de 2014

Flammkuchen o Flammenkeuche



La Flammekeuche o Flammkuchen o en francés llamada tarta flambée es un plato típico de las regiones de Alsacia en Francia y del Palatinado y Baden en Alemania.
Es lo más parecido a una pizza sin serlo, de hecho hace tiempo que la había comido muchas veces en una cadena de pizzerías francesa pero que la llamaban pizza Capri, pero los ingredientes eran los mismos. Más tarde conocí su nombre real y ahora se las ofrezco.
Es muy sencilla y rápida de realizar, pero tiene un sabor genial. Su origen según se cuenta está en los principios del siglo 20 y comenzó con unas finísimas tortas de pan que se utilizaban para tantear la temperatura del horno donde después se cocería el pan. Luego surgió la idea de aprovechar esas tortas poniendo diferentes ingredientes sencillos. De ahí pasó a convertirse en un plato reconocido y adoptar la fórmula tradicional con la que se conoce hoy en día.
Por tanto en un principio la masa utilizada se hacía a base de harina y agua solamente, actualmente se utiliza una masa muy parecida a la de la pizza y la propuesta mía es a base de utilizar una base de pizza de las que venden ya hechas.
Pueden ustedes usar las formulas que hay por la red para preparar la masa, pero creo que no vale la pena, pues podemos encontrar bases de pizza bastantes buenas. Yo he utilizado la finísima de La Cocinera que es rectangular, pero puede usarse la redonda, incluso se podría hacer con una base de hojaldre.
Los ingredientes son pocos y por eso debemos usar de buenos, los lardones son tiritas de bacon que venden ya cortadas y que se utiliza mucho en la cocina francesa, si no los encuentran utilicen el bacon en tiras y hagan pequeñas tiras. La nata a emplear debe ser una crema un poco espesa y se puede hacer también con crème fraiche. Al ser una masa fina hay que tener mucho cuidado con el horno que no se nos queme.
Vamos con ella y como siempre vigilen su alimentación.

INGREDIENTES:
Para 2-3 personas
- 1 base de pasta para pizza, redonda o cuadrada
- 2 cebollas tiernas medianas
- 200 gr de lardons
- 30 cl de nata líquida espesa

  PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 240ºC.
Pelamos y cortamos las cebollas por la mitad y cada mitad vamos cortando como para juliana. Una vez cortada separaremos las láminas de cebolla para poderlas repartir bien.
Extendemos sobre la placa de horno la base de la pizza usando el papel en que viene como base. Repartimos uniformemente la cebolla y los lardones.
Terminamos bañando la preparación con la nata líquida, no hace falta poner sal pues los lardones ya son suficientemente salados.
Metemos la placa al horno y horneamos de 5 a 10 minutos vigilando que no se queme.
Tradicionalmente se lleva a la mesa troceada y cada comensal coge su parte y se la come a mano sin cubiertos.
Puede servir de primero o para una merienda o una cena ligera. Incluso podría cortarse en trozos pequeños y utilizarlos de canapé. Servir caliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...