viernes, 13 de marzo de 2015

Chipirones a lo Pelayo

¡Échame un cable! Nº 18
Hoy una receta vista en el programa del ínclito Arguiñano, el insuperable maestro de todos los cocineros mediáticos actuales. Como ya he explicado mi afición a la cocina empezó con la de mi madre y luego con el visionado del programa de Arguiñano cuando estaba en la primera.

Como muchas de él es una receta sencilla, pero de un resultado muy bueno. El nombre esconde unos chipirones encebollados, pero en muchos sitios se conocen así. Según David de Jorge, en un programa donde los hacía, el nombre le viene de una tasca en Guetaria llamada Pelayo, donde la patrona los hacía y puso de moda.
Como muchas recetas existen diferentes variaciones, esta de Arguiñano es la más sencilla, otros añaden pimiento verde a la cebolla y otros rellenan los chipirones con los tentáculos y aletas. Otros le añaden un poco de picante.
En la receta de la tele se acompañan de unas papas arrugas, pero yo los acompañe de unos calabacines rebozados y fritos, que si bien son fáciles de hacer, se pueden encontrar ya preparados y congelados.
Yo compré los chipirones ya limpios y congelados con lo cual ahorras mucho trabajo. Solo queda aclarar que los chipirones no son otra cosa que los calamares pequeños. El consejo de Karlos Arguiñano es que los chipirones o se guisan en cocciones largas o se saltean brevemente, de estas dos formas quedan tiernos.
Y nada más, les dejo con la receta. Háganla y no se arrepentirán.
Entretanto vigilen su alimentación, coman variado, pero equilibrado.
 
INGREDIENTES:
Para 4 personas

- 800 gr de chipirones (Calamares pequeños)
- 3 cebolletas grandes
- 100 ml de txacoli (O un vino blanco seco ligeramente ácido)
- Aceite de oliva virgen extra, sal fina, pimienta

PREPARACIÓN:

Si hemos comprado los chipirones frescos, los limpiaremos retirándoles el pico y la pluma que desechamos. Separamos de los tubos, las aletas, los tentáculos y tintas. Todo esto menos las tintas las reservamos.
Cortamos las cebollas tiernas en juliana fina y las ponemos a pochar con un poco de aceite. Las cocinamos hasta que estén caramelizadas. Añadimos el vino y damos un hervor que se evapore el alcohol. Retiramos del fuego y reservamos.
Salpimentamos los chipirones, los tentáculos y aletas y los salteamos en otra sartén con un chorrito de aceite a fuego alto.
Una vez salteados los mezclamos con la cebolla y servimos. Se pueden acompañar de patatas cocidas o calabacín o alcachofa rebozada y frita. Tampoco quedarían mal con un arroz hervido.

2 comentarios:

  1. Mmmmm... Els faré segur perquè tenen pinta d'estar bonissims !!

    ResponderEliminar
  2. Mmmmm... Els faré segur perquè tenen pinta d'estar bonissims !!

    ResponderEliminar

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...