lunes, 1 de abril de 2013

Callos a la madrileña

El plato estrella de los aperitivos españoles, el tópico que siempre se pide en los bares y tabernas de tapas.
Es un plato sencillo de hacer y que no requiere mucho tiempo, suelen estar mejor al día siguiente.
La capipota es una mezcla de cabeza y pata de cerdo hervidas que dan al plato una mayor gelatinización y suaviza el picante.
Es posible encontrar algunas paradas de un mercado donde ya le vendan la mezcla de callos ya hervidos y la capipota en las cantidades relativas que quieras.
Es indispensable que piquen un poco, por eso meto media cayena, pero se pude variar esta cantidad para que pique más o menos, así como variar el tipo de picante. Lo mejor de este plato es quede salsita y poder mojar el pan.
Que disfruten de él con un buen vermú y en buena compañía.
Disfruten comiendo pero sin pasarse. Como siempre hasta pronto y bon apetit.  


INGREDIENTES:
4 raciones pequeñas

- ½  kg. de callos hervidos
- ¼  kg. capipota (opcional)
- 1 cebolla mediana picada
- 2-3 tomates rallados
- 1 hoja de laurel
- 1 chorizo de guisar
½ guindilla
- 1 hueso de jamón
-  1 punta de jamón a taquitos (opcional)
- harina, aceite, sal

PREPARACIÓN:

 Hacer un sofrito con las verduras. Añadir una cucharada de harina y rehogar. Reservar.
Se lavan bien los callos  y se ponen  ½  hora en agua con un poco de sal y el zumo de un limón.
Escurrir bien.
En una cazuela se pone el sofrito, los callos y el resto de los ingredientes.
Cubrir con agua y dejar hervir despacio hasta que casi se consuma el agua y quede un poco de salsa y que los callos estén tiernos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...