lunes, 1 de abril de 2013

Tortilla de patatas




 Hoy la receta de uno de los platos más humildes de nuestra cocina, pero que juntamente con la paella y el gazpacho son las recetas por la que nos conocen en el extranjero. Incluso en Francia se la conoce como Tortilla a la española.
No es una cosa baladí hacer una tortilla de patatas, tiene su punto de dificultad, conseguir el punto de fritura de las patatas, el de la tortilla. Además están las grandes y filosóficas diatribas sobre diversos extremos de su confección: con cebolla o sin cebolla, la patata en rodajas o en cubos, el grosor de la tortilla, los huevos muy batidos o no, qué tipo de patata, etc. Ya ven ustedes cuantos puntos a discutir sobre este humilde y sencillo plato. Mis opiniones quedan reflejadas en la receta: con cebolla, patata a dados, patatas que no sean muy harinosas, los huevos bien batidos, la tortilla no muy cuajada y grosor entre 1 y dos centímetros según el tamaño de la tortilla.
Ya ven que hay discusión sobre este tema, pero quisiera terminar la receta pidiéndole, en nombre de los verdaderos gourmets, perdón a la auténtica tortilla de patatas de la cual, en base de una modernidad mal entendida, se le degrada con desestructuraciones o su realización utilizando patatas fritas de churrería.
Dante no lo escribió, pero existe un infierno terrible para estos seres que humillan y degradan tan sabrosos manjares.
Cuiden su alimentación y hasta la próxima, que espero que sea pronto, pues quiero llegar al centenar de recetas antes de fin de año.


INGREDIENTES:
Para 2-4 o más personas

- 500 gr. Patata cortada en cubos pequeños
- 100 gr. Cebolla picada muy fina
- 4 huevos
- Leche, nuez moscada, aceite de oliva virgen, sal y pimienta


PREPARACIÓN:

En una sartén de bordes altos y con abundante aceite de oliva, freímos la cebolla hasta que este transparente, añadimos las patatas y freímos todo a fuego lento, removiendo de vez en cuando.
Entretanto preparamos los huevos, en bol ponemos los huevos, añadimos un chorro de leche y nuez moscada. Batimos hasta que quede todo bien mezclado.  
Cuando las patatas y cebolla estén bien fritas, pero no tostadas, las sacamos del fuego,  colando la fritura sobre un bol eliminamos el exceso de aceite y lo reservamos, pues es un aceite limpio que se puede volver a utilizar.
Añadimos la fritada en la mezcla de huevos y mezclamos bien. Pasamos la mezcla a la sartén y hacemos la tortilla, dándole un par de vueltas ayudándonos de un plato grande para que se haga bien de los dos lados. Ha de quedar cuajada pero no muy seca.
Para aperitivo cortarla en tacos no muy grandes, como plato acompáñela de una ensalada o con pan y tomate.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...