miércoles, 20 de agosto de 2014

El perfeccionista en la cocina



Hoy no hablaremos de un libro de recetas, hablaremos de un libro sobre aficionados a la cocina. Se trata del libro “El perfeccionista en la cocina” del escritor inglés Julian Barnes.
Julian Barnes es un escritor muy conocido que ha escrito muchos libros, principalmente de humor sobre temáticas muy variadas. Entre sus libros más conocidos en España están “El loro de Flaubert”, “Inglaterra, Inglaterra” y otros.
Buen aficionado a la buena comida un día decidió dedicarse a cocinar en su casa y empezó a leer libros recetas y a intentar aplicar esos conocimientos, pero al ser un amateur se encontró con diferentes dificultades que le hacían no obtener los resultados deseados.
El título original en inglés es “The pedant in the kitchen” que bien podríamos traducir como “El pedante en la cocina”, pero pedant además del significado de pedante en español, tiene otro significado en inglés y es el de denominar a aquella persona excesivamente interesada en los formalismos y la precisión. No exactamente un perfeccionista, pero muy cerca.
Este es el caso del escritor cuando empezó con la cocina que pensaba que las recetas eran casi formulas matemáticas y encontraba problemas que a veces también encontramos nosotros, ¿Porqué cuán grande es una cebolla mediana?, ¿Qué significa fuego medio?, ¿Cuánto cabe en una pizca?, ¿Cuánto tiempo es cocinar hasta que esté hecho?
En fin que en el libro y en tono jocoso nos habla de estas dudas que se le plantean al aficionado como él, un tiquismiquis de la cocina, a quién le gustaría hacerlo todo perfectamente. Hasta llegar a la conclusión de que hay una gran distancia entre la receta y su resultado final, el plato deseado, del cual esperamos que como mínimo no envenene a nuestros invitados.
Despotrica de los libros de recetas que le llevan a todos esos, para él a veces, caminos sin salida que intenta resolver con improvisaciones que en ocasiones hasta le salen bien.
No propone recetas, pero habla de algunas de ellas y las compara en diferentes libros qué y para una misma receta varían los ingredientes o los métodos.
Todo ello explicado de una forma humorística y divertida, pero que muchas veces te hace recordar situaciones por las que todos nosotros aficionados con mayor o menor maña hemos pasado. Por ejemplo: en una receta se encuentra con que hay que añadir perejil, perifollo y estragón picado, pero sin especificar cantidades y entonces aplica la regla 15b del perfeccionista: cuándo no se especifican cantidades hay que echar mucho de lo que más te gusta, menos de lo que no te mola y nada de lo que no te apetece.
Este hombre disfrutaría con las recetas de Martín Berasategui que siempre da las recetas con todos los ingredientes especificados en gramos, incluyendo la sal y el aceite.
Les recomiendo este libro, reirán mucho y descubrirán que no estamos solos en esos pequeños problemas que tenemos al seguir la receta de alguien y vemos las imprecisiones en las cantidades o a veces que se indican ingredientes que luego no aparecen en el procedimiento.
Vale la pena, lo recomiendo.

El perfeccionista en la cocina
Julian Barnes
Ed. Anagrama
ISBN 84-339-7101-8
15 euros

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...