martes, 21 de abril de 2015

Conchiglie rigate con salsa de tres quesos y nueces



Hacía tiempo que no hacía una receta de pasta con lo que a mi me gusta, además es un ingrediente que permite montones de recetas que podemos encontrar en la red.
Esta la encontré en una revista, Lecturas, y por su sencillez y por utilizar otro ingrediente que me gusta mucho, el queso, decidí hacerla.
Como ven es muy sencilla y barata, la receta original utilizaba queso azul, manchego tierno y parmesano para confeccionar la salsa, pero a mi mujer no le gusta el sabor fuerte del queso azul así que busqué otra combinación. De hecho se pueden hacer diferentes combinaciones, yo escogí mezclar queso Mahón, emmenthal y parmesano, podría hacerse con otras mezclas como gruyere, taleggio y parmesano, o con pecorino o con…, muchos quesos podrían entrar en esta combinación, pero siempre que fundan bien.
En cuanto a la pasta respeté la original, caracolas, o sea conchiglie rigate para ser más exacto. Se podría hacer con casi cualquier otra clase de pasta, pero las cavidades de las caracolas se llenan de la salsa y queda mejor el plato.
Es casi una norma que la salsa debe esperar a la pasta, es decir, primero haremos la salsa y después hervimos la pasta y luego mezclamos, así el mismo calor de la pasta recién hervida nos compensará el calor perdido de la salsa.
En este caso no respetaremos la norma pues si hacemos primero la salsa perderemos la fluidez de la misma mientras hierve la pasta.
Vigilen su alimentación, coman variado, pero equilibrado.
 
INGREDIENTES:
Para 4 personas

- 350 gr de conchiglie rigate (Caracolas)
-80 gr de queso de Mahón
- 80 gr de emmenthal
- 80 gr de parmesano
- 250 ml de leche
- 60 gr de nueces peladas
- 1 cubito de caldo de ave, sal, pimienta,

PREPARACIÓN:

Picamos las nueces no muy finas, rallamos el parmesano y los otros quesos los cortamos a dados.
Ponemos una olla con abundante agua, sal y la pastilla de caldo (Es opcional, pero da más sabor.) a hervir. Cuando arranque el hervor añadimos la pasta y dejamos hacer según las indicaciones del paquete o a nuestro gusto.
Mientras vamos preparando la salsa: ponemos un cazo de fondo grueso pequeño con la leche al fuego, añadimos los quesos y dejamos cocer a fuego lento  y removiendo con una cuchara de madera frecuentemente durante 10 minutos hasta que se fundan los quesos y obtengamos una crema. Salpimentamos con cuidado pues los quesos ya son salados de por sí.
Cuando la pasta esté a nuestro gusto, la escurrimos  bien, la volvemos a poner en la olla y añadimos la salsa  y las nueces y mezclamos bien. Se ha de servir caliente y espolvoreando un poco de  pimienta negra recién molida.
Hay gente, sobretodo los niños, que la visión del polvillo negro de la pimienta negra recién molida les molesta, utilizen pimienta blanca para estas ocasiones. Un truquillo que nos explicó la profesora del curso de cocina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...